Ámbito de aplicación

Del ámbito general de aplicación que establece la Ley Orgánica 15/1999, deben destacarse dos conceptos fundamentales: por una parte, su aplicación a los datos registrados en cualquier soporte físico susceptible de tratamiento y, por otra, su aplicación tanto al sector público como al privado.
Por lo que se refiere al primero, la Ley debe entenderse aplicable no sólo a datos albergados en soportes electrónicos o informáticos, sino también a los recogidos en papel, microfichas, o cualquier otro que pueda ser objeto de utilización.
En lo que respecta al segundo concepto fundamental, la aplicación de la ley tanto al sector público como al privado, decir que los principios de la protección de datos en cuanto al tratamiento de los datos personales, así como los derechos específicos que concede la ley a los ciudadanos, son de obligado cumplimiento para cualquier persona que trate datos de carácter personal, con independencia de su naturaleza pública o privada. Las diferencias que se establecen en la Ley Orgánica 15/1999, son básicamente procedimentales, en cuanto a cómo debe realizarse determinada actuación o gestión, dependiendo de que el responsable del tratamiento sea uno u otro tipo de entidad.
Por lo tanto, la Ley Orgánica 15/1999 es aplicable a todos los ficheros informatizados que contengan datos de carácter personal y a aquellos ficheros manuales que contengan datos de carácter personal, siempre que la información almacenada se organice según algún criterio relativo a las personas, de forma que permita acceder fácilmente a los datos de una persona en concreto.